Drama Club vuelve a la presencialidad con obra sobre cyborgs, robots e inteligencia artificial

Cyborgs, robots e inteligencia artificial son algunos de los conceptos que serán parte de  “Newsroom of the future”, tercer trabajo de la compañía contemporánea de teatro Drama Club, que propone una visión a futuro de la tecnología en la humanidad bajo la mirada de una sala de prensa del año 2054. La obra es un proyecto financiado por Fondos Cultura, Convocatoria 2020, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, y se presentará del 4 al 20 de noviembre a las 19:00 horas en Teatro Sidarte.

Tras las obras La esclavitud de hoy es responder miles de tarjetas de Navidad y Casting K. Perry, la Cía. Drama Club vuelve a la presencialidad con Newsroom of the future, bajo la dirección de Nelson Valenzuela. La obra, que cuenta con financiamiento de los Fondos Cultura, Convocatoria 2020, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, se sitúa en el año 2054 en la agencia de prensa Planetary Press, donde informan el despido del 85% de los trabajadores de medios de prensa de todo el mundo. Los empleados, entre ellos cyborgs, clones, androides e inteligencia artificial, que quedan en la agencia comienzan a lidiar entonces con la amenaza de la cesantía y la crisis social que vive el mundo, mientras aprenden y se capacitan a la fuerza sobre la nueva manera de ejercer su trabajo.

“Estamos presenciando un momento donde nuestras vidas están cambiando, donde la tecnología está cada vez más presente y donde de alguna manera tenemos que aprender a compartir espacios con ella. No se trata de una fe a ciegas, sino de verlo con perspectiva, con mirada crítica, pero sin tecnofobias”, cuenta el director y agrega que la obra “es dinámica, con humor, participación del público, en la cual también hemos profundizado en el despliegue técnico en esta ocasión a cargo de Taller Media, un grupo de artistas, audiovisuales y expertes en narrativas interactivas”, detalla. 

Es la primera vez que la compañía trabaja también con una dramaturga. En esta ocasión, Mónica Drouilly Hurtado es la autora de la obra, una de las nuevas voces de la escena contemporánea en las artes escénicas chilenas. “Comencé a escribir esta obra en 2018. En esa época empecé a observar cierta intensificación en la obsolescencia o inutilidad de algunas ocupaciones que históricamente aseguraban empleabilidad. Trabajé la acción en el futuro porque así puedes exagerar algunas cosas. De algún modo estos últimos dos años hiperacelerados situaron en el pasado algunos de los problemas de este futuro. Por eso también son periodistas los personajes: todos tenemos alguna idea de lo que hacen (aunque sea errónea esa idea) y es una carrera impartida en una gran cantidad de universidades cuya tasa de empleabilidad está a la baja. Me parecía una idea buena para hablar del tema de la obsolescencia”, cuenta la autora. 

El montaje cuenta con apoyo audiovisual de Taller Media, con un universo sonoro a cargo del artista sonoro Daniel Marabolí y también con el diseño integral de John Álvarez.

Newsroom of the future se presentará del 4 al 20 de noviembre (miércoles, jueves, sábado y domingo) a las 19:00 horas en Teatro Sidarte. Entradas a la venta por Ticketplus (Programa #PagaLoQuePuedas).

Reseña de la obra

Año 2054. Los empleados de la agencia de prensa Planetary Press acaban de informar el despido del 85% de los trabajadores de medios de prensa en todo el mundo. Los empleados que quedan en la agencia deberán lidiar con la amenaza de la cesantía y la crisis social que vive el mundo, mientras aprenden y se capacitan a la fuerza sobre la nueva manera de ejercer su trabajo. Una inteligencia artificial, una mujer clon, un androide, una cyborg y un simple humano serán los personajes que narran esta historia sobre obsolescencia humana y ensoñación de un futuro no muy lejano. Futuro que siempre hemos pensado gracias a programas de TV y ciencia ficción. ¿Cómo son las noticias en el futuro?, ¿Cómo es el proceso de creación de noticias?, ¿Cómo o qué es el futuro?, ¿Ya vivimos en él?

Ficha artística

Dirección: Nelson Valenzuela Cárdenas

Dramaturgia: Mónica Drouilly Hurtado

Elenco: Javiera Barrientos, Alfredo Basaure, Hugo Bruna, Sara Marambio, Víctor Silva Pérez

Actriz virtual: Alexandra von Hummel

Diseño integral: John Álvarez

Diseño sonoro: Daniel Marabolí

Diseño gráfico y audiovisual: http://taller.media

Producción: Sara Marambio, Víctor Silva Pérez

Entrevista a Nelson Valenzuela, director de Cía. Drama Club:

¿Cuántas obras ha realizado Drama Club y cuál es el enfoque que trabajan en sus montajes, ¿es siempre el mismo?

Drama Club ha realizado dos montajes previos a este: “La esclavitud de hoy es responder miles de tarjetas de Navidad” y “Casting K. Perry”. Desde lo temático podría decir que es donde hay una insistencia en ciertos temas: los medios de comunicación, el capitalismo, el universo pop y cómo las personas y los cuerpos son atravesadas por estos temas. Desde donde se abordan es más amplio: desde espacios más dramáticos, de representación o de personajes a espacios que se construyen desde la performatividad o desde algo más abierto. En los tres montajes hay participación de la audiencia a través de distintas estrategias escénicas. Eso sí, no ponemos en ridículo ni en peligro al público, tratamos de empatizar con quienes sienten terror con esas dinámicas. Pero finalmente la idea es que quien esté mirando la obra pueda experimentar la reflexión, no solo verla o escucharla.

Para la dirección en la obra Newsroom of the future, ¿existen algunos énfasis en particular? ¿Qué es lo que se quiere mostrar en esta obra?

Al ser la primera obra con un texto dramático, escrito por una dramaturga, el trabajo actoral es bastante importante. Eso para mí ha sido fundamental: trabajar con las ideas, con la postura de los personajes o voces y por consecuencia mucho trabajo vocal. Además, me importa mucho abordar la representación del futuro intentando alejarnos de las representaciones habituales de éste. Por eso intentamos abordar la obra desde el humor, el cual ayuda muchas veces a levantar preguntas, más que dar respuestas a la audiencia. Evitar también la tecnofobia e intentar a través de esto generar más lecturas en torno a lo que el relato propone.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar la primera obra con dramaturgia?

Ha sido distinto, por un lado, genera cierta calma en el equipo, porque hay una estructura, un material matriz súper concreto para ingresar a la escena. Y por otro lado, tener un diálogo previo, durante y después de la escritura del texto con Mónica ha sido un placer. Me encanta pensar la cantidad de horas que estuvimos conversando y leyendo en un café durante el año 2018.

¿Cuál crees que sea la premisa y/o vigencia más importante de la obra en estos momentos?

Estamos presenciando un momento donde nuestras vidas están cambiando, donde la tecnología está cada vez más presente y donde de alguna manera tenemos que aprender a compartir espacios con ella. No se trata de una fe a ciegas, sino de verlo con respectiva, con mirada crítica, pero sin tecnofobias. Con Mónica hablábamos de plantearnos en el lugar de la “tecnoduda”. Generar preguntas más que juicios morales en torno a este tema, darle valor, generar usos que nos permitan generar de mejor manera la vida y de conectarnos con otrxs a través de está tecnologización. Además pensar que estamos viviendo en un tiempo de aceleración tan grande, que no sólo la especie humana puede quedar obsoleta, sino que cualquier naturaleza puede estarlo. Y finalmente pensar que la humanidad no es lo único que compone al planeta, hay más especies.

 Cía. Drama Club en Instagram, Facebook y Twitter.

 

 

Previous

Next